• bivid

Consejos de ciberseguridad para tu empresa

Garantizar la confidencialidad y privacidad en el negocio es básico para cumplir con la legislación vigente y ayudar a mantener la reputación en el ámbito digital.

Una empresa productiva y competitiva debe tener presente el cumplimiento de los requisitos legales y el seguimiento de su reputación. Los canales digitales implican una serie de responsabilidades en materia de ciberseguridad a tener en cuenta.




El dato

Solucionar un incidente de ciberseguridad en un entorno de negocio puede llegar a costar más de 100.000 euros.



La clave

El valor de la información en el marco empresarial es una de las cuestiones que nunca debemos perder de vista. Y para proteger la confidencialidad de esta información que gestionamos internamente es necesario seguir escrupulosamente una serie de normativas legales.


A fondo

Uno de los activos de nuestro negocio es la información. Y, evidentemente, esta información debe estar bien guardada, bien conservada y asegurada. No debe olvidarse, además, que la privacidad es un derecho fundamental en la Unión Europea, y los datos que almacena un negocio, por ley, deben estar bien custodiados.


Toda empresa que quiera ser productiva y competitiva debe tener siempre presente el cumplimiento de los requisitos legales, y también debe controlar su reputación en el mercado donde ofrece productos y servicios. Las que ofrecen en los canales digitales tienen responsabilidades en materia de ciberseguridad que no pueden obviarse.


¿Cuáles son las leyes que afectan a la ciberseguridad? Actualmente, desde el punto de vista de empresa, debemos distinguir estas normativas:


Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

De obligado cumplimiento en toda la UE, tiene como principales objetivos incrementar la confianza de los usuarios y las empresas en el uso de las nuevas tecnologías. Es un reglamento muy relevante en cuestiones de privacidad y seguridad en la red.


EU Cybersecurity Act


Reglamento a nivel europeo que supone un complemento del RGPD. Inicia la ruta en cuanto a la protección digital con el fortalecimiento del papel de la Agencia de Ciberseguridad Europea. Además, marca las pautas para un despliegue seguro del 5G. Para las empresas es especialmente importante porque establece unos marcos de certificación en ciberseguridad que se desarrollarán en los próximos años.


Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales (LOPDGDD)

Es la adaptación del RGPD al marco español. Como la europea, repercute en la forma en que las webs recogen el consentimiento de los visitantes y tratan los datos personales de los usuarios.


Directiva sobre seguridad y sistemas de información y de red (Directiva NIS)

Proporciona medidas legales para impulsar, desde una perspectiva global, la ciberseguridad de la UE. Algunos de los puntos destacados son la exigencia a los estados miembros que estén equipados adecuadamente para responder a incidentes de seguridad informática, o una cultura de seguridad en sectores vitales para la economía y la sociedad (energía, transporte, agua, banca, infraestructuras del mercado financiero, salud, infraestructuras digitales). Las empresas de estos sectores, identificadas como operadores de servicios esenciales, deben tomar las medidas de ciberseguridad adecuadas y notificar graves incidencias a la autoridad nacional.


Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSI-CE)

Establece las obligaciones, responsabilidades, infracciones y sanciones de aquellas empresas y particulares que tengan una página web o que operen por Internet. Regula también el envío de correos electrónicos con fines comerciales.


Todo este marco legal obliga a adoptar proactivamente medidas de protección ya tener en cuenta distintos roles de profesionales de ciberseguridad.


La reputación online


La protección de la información tiene una derivada a mencionar: la reputación digital.


¿Qué es la reputación? ¿Cómo se gestiona? La reputación es todo lo que se dice de nuestra marca, de nuestro negocio, de nuestra empresa en la red. Es decir, no sólo lo que decimos nosotros directamente sino también lo que los demás dicen de nosotros (en positivo o en negativo). Hay una parte de la reputación que podemos controlar directamente, pero otra que no, que será una consecuencia de nuestras acciones. Y aquí es donde deben emplearse esfuerzos para saber qué se dice de nosotros en todo momento.


“La buena o mala gestión de una crisis de reputación digital puede implicar un futuro brillante o una caída estrepitosa.”

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo